La guerra de los moriscos en las Alpujarras

 

CAPITULO XIII

Cómo los lugares de la taa de Ujijar se alzaron, y la descripcion desta

 

La taa de Ujijar está en medio de la Alpujarra: es tierra quebrada, aunque no tan fragosa como las otras taas que hemos dicho; la cual confina a poniente con la taa de Jubiles, á tramontana con la Sierra Nevada, al mediodia con el Cehel grande y con tierra de Adra, y á levante con la taa de Andarax. Cógese en esta tierra cantidad de pan, trigo, cebada, panizo y alcandia, y tiene muy buenos pastos para ganados mayores y menores. La cria de la seda no es tanta en Ujijar ni se hace tan fina como en las otras taas, ni tienen los moradores tantas arbolesdas. A levante y a mediodia cerca esta taa un rio que procede de unas fuentes que salen de la laguna grande que se hace en la cumbre alta de Sierra Nevada, cerca del puerto de la Ravah, que en arábico quiere decir recogimiento de aguas. Este rio hace al principio dos brazos; el mayor corre hacia poniente, y va haciendo muchas vueltas y ensenadas sin llegar a lugar poblado hasta Escariántes, y alli se juntan con él otros dos rios que proceden tambien de la mesma sierra. El otro brazo corre hacia levante, y atravesando la taa, viene a pasar a poniente de Ujíjar de Albacete, así llaman los moros a este lugar, el cual tuvo título de ciudad, siendo el rey Abdilehi Zogoybi señor de la Alpujarra. De la mesma fuente que sale el rio que hemos dicho, procede otro que lleva su corriente mas a levante, y va a pasar junto con el lugar de Laroles, y de alli vuelve a Ujíjar, y se junta con otro brazo que procede de otra fuente que nace a levante de la laguna dicha, y en unas sierras mas bajas, al cual llaman y  los moradores rio de Paterna, del nombre de un lugar por donde pasa. Esta agua todas, corriendo hacia el mar Mediterraneo, toman en medio a Ujíjar, y despues se van a juntar par del lugar de Darrical, y de allí van a entrar en la mar cerca de la villa de Adra, y por esta razón llaman aquel rio, cuando ya van las aguas todas juntas, rio de Adra.

Hay en la taa de Ujijar diez y nueve lugares, llamados Darrical, Escariántes, Lucainena, Chirin, Soprol, Umqueira, Pezcina, Laróles, Unduron, Júgar, Mairena, Cargelina, Almoceta, el Fex, Nechit, Mecina de Alfahar, Torrillas, Anqueira y Ujíjar de Albacete, que, como queda dicho, es el principal, y tiene título de ciudad, y alli reside de ordinario el juzgado civil y criminal, alguaciles y escribanos, y un alcalde mayor que pone el corregidor de granada para que administre justicia en toda la Alpujarra.

Estaba en  este tiempo  por alcalde mayor en la Alpujarra un letrado natural de la villa de Curiel, llamado el licenciado Leon, el cual había sido avisado del alzamiento que los moros querian hacer tres dias antes de que se comenzasen á levantar, porque el licenciado Torrijos, beneficiado de Darrical, les habia dicho secretamente a él y al abad mayor de Ujíjar, que se llamaba el maestro don Diego Pérez y era natural de Illescas, como unos moriscos amigos suyos le habian certificado que sin duda resucitaban los granadinos el rebelion pasado, y que sería con mucha brevedad; y con este aviso habia mandado pregonar que, so pena de la vida, todos los cristianos del pueblo se recogiesen luego a la iglesia, por estar en sitio asaz fuerte para batalla de manos; y porque esto se hiciese con brevedad y sin escándalo, habia echa fama que tenia nueva cierta que venian mas de mil turcos y moros de Berberia á llevarse aquel lugar. Los cristianos pues, no se pudiendo persuadir a que esto era verdad, habian hecho burla del pregon diciendo que cómo habian de llegar turcos a Ujíjar, cosa que jamas habian hecho, especialmente en invierno, con tan recios temporales como hacia; y como sucedio en tan breve el rebato que les dieron el viernes los monfis, que dejaban muerto al capitan Diego de herrera en Cádiar, hallandose todos desaparecidos, unos desarmados, y muchos desnudos en camisa, se fueron a meter en la iglesia y en dos torres, que tenian en sus casas dos vecinos, que la mayor era de Miguel Rojas, morisco, y la otra estaba en casa de Pedro López, difunto, escribano mayor que habia sido de aquel juzgado. En la iglesia, que era grande y muy fuerte, se metieron el alcalde mayor y el abad mayor, llamado Diego de Villaizan, y con él, algunos moriscos y cristianos; y en la de la casa de Pedro López, otros vecinos particulares. Estas tres torres estaban en triángulo; puestas de manera que los de dentro no dejaban asomar á nadie por la calles, que los enclavaban luego con los arcabuces, y tenian mucha municion que tirar, porque les habian traido dos días antes catorce arrobas de polvora de Málaga, y el alcalde mayor habia repartídola entre los arcabuceros, y desta causa los monfis no habian hecho otro efecto mas que quebrantar la carcel y soltar los moriscos presos, y quebrar las puertas de los escritorios de los escribanos, y quemar todos los procesos. Luego el siguiente dia, que fue sábado primero dia de Pascua, recogieron todos los moriscos y moriscas del lugar, y se fueron los hombres de guerra a poner en la rambla de Burburon, dos tiros de arcabuz de alli, donde no los descubrian los de las torres, aguardando a que llegasen don Hernando el Zaguer y el Partal de Narila, que habian ido a recoger la gente de los lugares comarcanos para combatirlas de proposito, no se atreviendo con ellas  los que alli estaba.