La guerra de los moriscos en las Alpujarras

Capítulo XXIII

Cómo Mahamet Aben Humeya entró en la Alpujarra despues de electo en Béznar, y lo que proyecto en ella.

Partido Aben Farax de Béznar, luego le siguio Aben Humeya, acompańado de muchos moros, con temor de que se haria alzar por rey en la Alpujarra; y llegando á Lanjarón, halló que habian quemado la iglesia y muerto unos cristianos que estaban dentro, de alli partio á Órgiba, donde los cercados de la torre se defendian, y les requirio con la paz; y viendo que no querian oir su embajada, repartio la gente en dos partes: la una dejo en el cerro con el Corceni de Ujíjar, carpintero, y con él Dalay; y la otra se llevo consigo a Poqueira y Ferreira; El dia de los Inocentes estuvo en su casa de Válor, y á 29 de diciembre entro en Ujíjar de Albacete, con deseo, a lo que él decia despues, de salvar la vida al Abad mayor, que era grande amigo suyo, y á otros que tambien lo eran; y cuando llego ya lo habian muerto. Alli repartio entre los moros las armas que habian  tomado a los cristianos, y el mesmo dia fue al lugar de Andarax, y hizo que confirmasen su eleccion los de la Alpujarra.Y siendo jurado de nuevo por rey, dió sus patentes a los moros mas principales de los partidos y mas amigos suyos, para que con su autoridad gobernasen las cosas convenientes al nuevo estado y nombre real, aunque vano y sin fundamento: mandándoles que tuviesen especial cuidado de guardar la tierra, poniendo gente en la entrada de la Alpujarra; que alzasen todos los lugares del reino y que los que no quisiesen alzarse los matasen y les confiscasen los bienes para su camara. Hecho esto, volvió a Ujíjar, dejando por alcalde de Andarax a Aben Ziguui, de los principales de aquella taa;  y allí dio sus poderes a Miguel Rojas, su suegro, y le hizo su tesorero general, porque, ademas del deudo que con él tenia, era hombre principal del linaje de los Mohayguajes ó Carímes, antiguos alguaciles de aquella taa en tiempo de moros; y por ser muy rico y de aquel linaje, le respetaban los moros de la Alpujarra; el cual no se tenia por menos ofendido por las justicias que Aben Humeya, porque demás de haberle tenido preso muchos dias sobre delitos de monfís, le habian defendido que no trujese armas teniendo licencia para poderlas traer,  y no le habian dejado acabar una torre fuerte que hacia en su casa; antes se la habian querido derribar. Finalmente Aben Humeya hizo todas las diligencias dichas en Ujíjar en un día, y aquella mesma noche se fue a dormir a Cádiar, y dio patente de su capitan general a don Hernando el Zaguer, su tio; y dejando gente de guarnicion en la frontera de Poqueira y Ferreira, donde pensaba residir, á 30 dias del mes de diciembre estuvo de vuelta en el valle de Lecrín, para si fuese menester defender la entrada de la Alpujarra por aquella parte al marques de Mondéjar, y nombro por alcalde principal de aquel partido á Miguel de Grananda Xaba el de Ferreira.